Buyer persona vs target, ¿cuáles son las diferencias?

Buyer persona vs target,
¿cuáles son las diferencias?

Ya te he contado antes, en mi súper Guía del Buyer Persona que ambos conceptos son diferentes. 

Exactamente, dije y sigo manteniendo que:

El buyer persona es un target market con esteroides 🙂 

Pero esta confrontación se merece un capítulo aparte porque da para mucho.

Así que si quieres saber las diferencias entre el buyer persona y el target, lee atentamente porque te lo voy a contar hasta el último detalle. 

¡Vamos!


Buyer persona vs target market

Todo un clásico a la hora de hablar del cliente potencial de una marca o empresa es utilizar el concepto de target. 

Pero me parece un criterio demasiado poco expresivo para este caso.  

Cierto es que ha sido definido como una serie de características externas o contextuales como un lugar geográfico, un margen de edad, etc

Pero a nadie se le escapa que esto lo convierte en una idea un tanto abstracta, ya que agrupa a una serie de usuarios pero no hace que sea fácil personalizarlos. 

Por esto se ha comenzado a plantear el enfrentamiento buyer persona vs target.

Voy a ser claro desde el principio:

El buyer persona complementa al target con otras características, permitiendo hacerse una mejor composición de lugar.

Gracias a este concepto se puede crear una imagen mental más cercana al tipo de cliente de la empresa.

Eso, así a modo de resumen pero hay muchas dudas, como por ejemplo:

¿Nos referimos a dos elementos distintos que se contraponen o el target viene a ser un elemento más a tener en cuenta dentro del concepto de buyer persona?

¿Es lo mismo buyer persona que público objetivo?

En realidad no, no es lo mismo hablar del target que del buyer persona.

El target es una idea bastante más abstracta, ya que abarca a un grupo de personas que no tienen una identidad propia.

El buyer persona no se centra tan solo en un nicho de mercado, sino que se convierte en un concepto más complejo que trasciende al target.

La investigación sobre el buyer persona no solo estudia el género o el poder adquisitivo de los clientes potenciales, sino que trata de conocer cuáles son sus necesidades, para acercarse a sus motivaciones de compra.

Se trata de conocer las preocupaciones, puntos de dolor o patrones de comportamiento, entre otros aspectos. 

Solo así conoceremos bien a nuestro público objetivo y podremos dirigirnos a él con el mejor mensaje para que compre nuestro producto. 

​Vaya que el buyer persona es un concepto en el que se contemplan otras singularidades que se añaden al target, posibilitando una imagen mental y emocional más clara del cliente al que se dirige el negocio.

Aquí el objetivo es conseguir hacerse una imagen, lo más fidedigna posible, de nuestro futuro cliente. 

Tenemos que saberlo todo de él. Y con todo, me refiero a...

¡TODO!

Diferencias entre buyer persona y target

Diferencias buyer persona y target

Por si no ha quedado claro, voy a seguir profundizando un poquito más en este enfrentamiento buyer persona vs target market.

Vamos a analizar con más detalle las principales diferencias entre ambos conceptos.

El target es un concepto concreto, y el buyer persona una idea más amplia

Ya hemos visto que ambos son conceptos complementarios, ya que el target es un dato que se añade al buyer persona.

No obstante, entre ambos hay una diferencia fundamental:

El buyer persona es un concepto más amplio. De hecho, puede considerarse como un público objetivo ampliado.

En cambio el target es un concepto más restringido, que se centra en determinados rasgos del cliente potencial, pero que no permite hacerse una imagen demasiado clara del mismo.

El objetivo primordial del buyer persona es crear un perfil para basar las acciones de marketing de nuestro negocio. 

Vaya que cuando tengamos claro quién es nuestro buyer persona, vamos a bombardearle a publicidad por todos lados. 🙂

Nooooo para tanto...

En realidad esto dependerá del tipo de buyer persona que tengamos ya que hay acciones de marketing específicas para cada uno de ellos.

Pero, esto es ya otra historia.

🙂 

Sigamos con las principales diferencias entre nuestros dos amigos: el buyer persona y el target market. 

Para definir los buyer personas de una empresa hay que ponerse en su lugar.

Solo así conoceremos sus hábitos de compra o cuáles son sus fuentes de información antes de adquirir un producto.

Con toda esta información por delante será mucho más fácil definir un plan de marketing, del cual el buyer persona será el eje central.

Para descubrir como es nuestro cliente potencial puedes utilizar tooooodas estas herramientas para crear a tu buyer persona.

Hay muchas pero son realmente necesarias. 

El buyer persona pone rostro al cliente potencial 

target market y buyer persona

Así que como ya he dicho, para conseguir la concreción del buyer persona, la empresa se tiene que poner en la piel del cliente potencial para saber con exactitud qué es lo que siente, conociendo no solo sus necesidades sino sus deseos. 

Es decir, que el buyer persona consigue “poner rostro” a estos clientes, pudiendo así desarrollar las estrategias de inbound marketing que sean precisas.

Qué tiene que incluir un perfil de buyer persona. Entre muchos otros datos, nunca pueden faltar:

  • Personalidad
  • Demografía
  • Objetivos
  • Problemas
  • Comportamiento 

En cambio, como hemos visto, el target tan solo tiene en cuenta alguno de estos datos, y no el conjunto de los mismos.

Ejemplos para diferenciar a tu
buyer persona de tu público objetivo 

Tratemos de imaginar un producto o servicio que está pensado para el sector masculino del mercado. De entrada, ya con esto hemos descartado a aproximadamente la mitad de la población, que es la que forman las mujeres.

Pues bien, también tenemos que pensar cuál es el rango de edad de personas a las que les puede interesar el producto. Por ejemplo a jóvenes de entre 20 y 40 años. Ya tenemos una nueva división. 

Dentro de ese conjunto, aquello que se ofrece puede tener interés para personas de clase social media, por ejemplo, y dentro de esa clasificación, a aquellas que tienen un cierto poder adquisitivo.

Ejemplos para diferenciar al buyer persona del público objetivo

Tal como se puede observar, hemos ido desechando segmentos del mercado de forma progresiva, obteniendo finalmente una subdivisión bastante focalizada.

Es decir, hemos retratado a nuestro buyer persona, añadiendo una serie de datos que serían propios del concepto de público objetivo. 

También podemos representar gráficamente cada uno de estos conceptos para distinguirlos más fácilmente.

Si intentásemos representar el target y el buyer persona a nivel gráfico, tendríamos que dibujar dos círculos que simbolizarían al mercado.

En uno de ellos representaremos el target, por lo que el círculo quedaría cortado en secciones, según la función de la segmentación que se haya hecho. Algo que no ocurriría en el caso del buyer persona.

¡IMPORTANTE!

Incluso cuando ya tengas definido tu buyer persona, nunca dejes de lado el mercado en el que te mueves. 

No se trata solo de estudiar a las personas que compran o utilizan tu producto. Se trata también de conocer a fondo lo que vendes y analizar el comportamiento y tendencia del mercado continuamente.  

Y por último te invito a descargar estas plantillas de buyer persona, para que hagas el mejor perfil del mundo sobre tus posibles compradores.

Escribe tu comentario